La presentadora italiana más conocida de Italia pero, también, de nuestro país ha anunciado que se despedirá del mundo de la televisión para dar paso a los jóvenes, una nueva tanda de periodistas y comunicadores que tienen un aire fresco y renovado. La popular presentadora, con 73 años, pone punto y final a una carrera repleta de triunfos y con momentos inolvidables que marcaron toda una época.

Carrà quiere dejar paso a los nuevos talentos y quedarse en un segundo plano

Raffaella Carrà, además de presentadora, también fue cantante y, de hecho, en nuestro país dejó joyas como “Explota, explótame” o “Para hacer bien el amor hay que venir al sur”. Ahora, cumplidos los 73 años, ha decidido retirarse del mundo del celuloide para dar paso a las nuevas generaciones.

En Italia han recibido esta noticia como si se tratara de una broma, de hecho, muchos periodistas creen que este anuncio no significa el fin de su trabajo y que, seguramente, volverán a verla en otros programas o platós de televisión.

El anuncio se llevó a cabo el pasado domingo en un programa televisivo. Aquí, la presentador indicó que había rechazado trabajar en un programa de la TV porque creía que ya era el momento de dejar que los más jóvenes pudieran crecer en este sector. La entrevista se estaba llevando a cabo en un programa de Mediaset denominado “Domenica Live” y, aquí, pudimos ver a la artista realmente emocionada y con lágrimas en los ojos.

Lo que Raffaella pretende es quedarse en un segundo plano y, por eso, se vería preparada para participar en programas como “La voz” (en la versión italiana) donde se encargaría de evaluar y seleccionar a nuevos talentos, jóvenes y llenos de ilusión. La puerta, por tanto, no está del todo cerrada sino que, simplemente, la artista quiere dejar de tener toda la atención de las cámaras para que, ahora, sean otras personas el foco de interés.

Carrà causó una gran revolución en las pantallas italianas porque fue la primera mujer que se atrevió a enseñar su ombligo en televisión, de hecho, aún se la recuerda como “el ombligo de Italia”. En España también tuvo una época de gran protagonismo por su frescura, su vitalidad y su energía.

Dejar respuesta