Hace relativamente poco que soy padre y durante las clases pre-parto la instructora dijo algo que me llegó profundo: dijo que uno de los grandes cambios sociales que han acontecido en los últimos años es que el umbral del dolor tolerable ha bajado significativamente.

Acto seguido empezó a describir que antiguamente la gente no se tomaba un ibuprofeno por un simple dolor de cabeza, ya que no estaba al alcance de todos, o tampoco se tomaba una aspirina por que le dolían ligeramente los huesos por un cambio de temperatura, sino que optaban por remedios naturales que ayudaban a mitigar estos problemas sin tener que recurrir a los medicamentos.

remedios naturales

Es cierto, en la sociedad actual sufrimos una sobremedicación que dudo mucho sea recomendable. Por supuesto que la medicina tradicional es necesaria e insustituible, pero no tenemos que obviar los remedios caseros que pone a nuestro alcance la naturaleza y que han estado entre nosotros desde tiempos inmemoriales.

es por eso que en estos días he estado centrado en encontrar remedios naturales caseros que me ayuden a combatir los pequeños malestares cotidianos, y mi sorpresa ha sido mayúscula al ver que hay muchísimos artículos sobre remedios naturales escritos por gente profesional, no por gurús, que funcionan.

Creo que esto es importante y que somos muchos los que deberíamos tomar hábitos de consumir más remedios naturales y menos químicos, para ser más sanos y tener mejor calidad de vida.

Además de esta forma nuestro cuerpo no genera una resistencia a los fármacos y si algún día, esperemos que nunca, necesitamos medicamentos para un problema serio, serán mucho más efectivos ya que nuestro cuerpo no estará acostumbrado a ellos.