Hay un secreto bien guardado entre los grandes chefs del mundo a la hora de preparar sus platos, y ese es la mandolina de cocina. Una herramienta muy práctica y útil. Es considerada como una de las inversiones más rentables para los recién iniciados en el mundo de la gastronomía, puesto que:

La mandolina, la mejor aliada de un chef

  • Ahorra tiempo y dinero: ¿Cuánto tiempo puede tardarse en pelar una patata y luego cortarla en rodajas? Y, lo peor, es que no siempre las rodajas salen del mismo tamaño. En este caso, una mandolina es una poderosa aliada, ya que hace cortes perfectos, puede rebanar o rallar los alimentos.
  • Se pueden personalizar los cortes: No todos los alimentos tienen que estar cortados con el mismo grosor. La patata puede ser más gruesa que la zanahoria o la cebolla puede que quieras que sea en trocitos pequeños mientras que el ajo lo prefieras en trozos más grandes. Con una mandolina puedes personalizar el corte a tu gusto para hacer unos platos fantásticos.
  • Adiós al miedo de cortarse: Aunque con la práctica se consigue experiencia, cortar con miedo puede ser muy peligroso. Así que, ¿por qué no utilizar una mandolina que te de seguridad? No hay peligro de que te puedas cortar mientras estás preparando los alimentos para cocinarlos, algo que te tranquilizará mucho. Lo cortarás todo de forma segura.
  • Fácil de limpiar: Hay muchos instrumentos de cocina que puede ser muy pesado tener que limpiarlos. Pero no es el caso de la mandolina. Se puede desmontar con facilidad y así limpiarla con tranquilidad en unos pocos minutos.
  • Ideal para montar platos: Muchos platos requieren que los ingredientes estén cortados de una determinada forma para que su presentación sea perfecta, como por ejemplo el ratatouille. Pues gracias a la mandolina el corte será inmejorable y podrá hacer la presentación del producto como si se tratase de la obra de un auténtico chef.