En una era donde la comida rápida, más conocida como comida basura, está ganando cada vez más terreno, sobre todo entre los consumidores más jóvenes, podría dar lugar a pensar que la comida tradicional podría estarse perdiendo, pero no es así, porque lo cierto es que sigue estando a la orden del día.

Como un fuerte aliciente, la comida tradicional es utilizada en muchas regiones para atraer el turismo a la zona. De hecho, hay escritas un gran número de guías gastronómicas que ayudan al turista a saber en que restaurante es mejor comer en base a que tipo de plato le apetece, porque visitar un lugar sin probar la comida tradicional de la zona sería todo un desperdicio.

Piense que está visitando la capital de la Comunidad Valenciana, la cual es una zona muy bien conocida por sus arroces y en especial por la paella valenciana, puesto que no va a encontrar un lugar donde se prepare mejor. Entre los posibles destinos que aún siguen cocinando este plato respetando la receta original, usando solo ingredientes naturales de la región y preparándola como tradicionalmente se ha hecho. Este sistema tradicional es respetado por el restaurante pilsener, el cual cuenta con una buena buena calificación de mano de la crítica gastronómica y es apreciado por todos los clientes que lo han visitado al haber salido con un buen sabor de boca al disfrutar de unos arroces exquisitos, como en ningún otro sitio.

Como este, existen otros  restaurantes desde donde se puede saborear la auténtica comida tradicional de la zona, razón principal por los que muchos deciden visitar el lugar. Aunque la comida rápida es un peso muy fuerte a vencer, la comida tradicional sigue siendo la más escogida por los amantes de la buena comida, que además de disfrutar de un excelente plato pueden relajarse en un entorno tranquilo en el que se respira paz y tranquilidad que hace que la comida sepa mucho mejor.