A partir de ahora, ser catedrático o trabajar como profesor en algunas de las universidades de España será un tanto más difícil que el curso pasado. El motivo es que desde el Ministerio de Educación se han aumentado las exigencias para poder ejercer alguna de las dos profesiones y se piden más cualidades y méritos que refleje la capacidad del candidato.

Una reforma iniciada por Wert y que ahora termina de concluir

En España, para poder ser catedrático de alguna universidad, debes realizar una prueba y rellenar un formulario para solicitar este puesto; sin embargo, igual que ocurre con las oposiciones, no solo basta con presentarse y aprobar sino que se tiene que llegar a una nota mínima y, además, se deben presentar algunos méritos de más que certifiquen tu vinculación con la cátedra que quieres conseguir.

Actualmente, la Agencia Española de Evaluación del Profesorado (que responde a las siglas de Aneca) ha promovido un nuevo sistema que dificulta esta titulación y para el que se han propuesto nuevos criterios que endurecen el acceso al nuevo rango profesional. Sin embargo, los aspirantes a las cátedras o a un puesto como profesor universitario, rechazan este cambio ya que defienden que la prueba anterior no era, ni por asomo, algo sencillo de conseguir y, por tanto, con esta modificación se bloquea, aún más, la situación en la que se hallaban.

Por este motivo, los sindicatos CCOO o UGT quieren presentar un recurso ante los tribunales para defender a los profesores que quieren seguir optando por una mejora en sus puestos de trabajo y poder formar parte de la vida universitaria tanto como profesor como catedrático. Denuncian que los nuevos criterios son “inalcanzables” y “desorbitados”.

Este cambio se debe a la legislatura anterior en la que José Ignacio Wert estaba a cargo del Ministerio de Educación. El ex ministro comenzó a realizar las primeras modificaciones de este sistema y, actualmente, se ha continuado con su labor para premiar a aquellos profesionales que se hayan dedicado más tiempo a la investigación y no tanto a la docencia.

Dejar respuesta